Lamine, Vini, vi, venci

En una notable hazaña que ha dejado perplejos a expertos y aficionados por igual, un joven deportista llamado Lamine ha conquistado un desafío sin precedentes. Bajo el lema Vini, vidi, vinci -veni, vi, vencí-, este atleta ha logrado superar todas las expectativas al triunfar en una competencia de renombre internacional. Su tenacidad y dedicación han sido elogiadas por la comunidad deportiva, convirtiéndolo en un ejemplo a seguir para las generaciones venideras. La gesta de Lamine ha resonado en todo el mundo, recordándonos que con esfuerzo y perseverancia se pueden alcanzar metas que parecían inalcanzables. Sin duda, su victoria quedará marcada en la historia como un hito de inspiración y motivación para todos aquellos que buscan alcanzar sus sueños.

Index

Lamine Yamal eclipsa a Morata en el Bernabéu: ovación y silbidos

Se podría sustituir la famosa frase de Julio César Veni, vidi, vinci (vine, ví, vencí) con un juego de palabras con Vini, de Vinicius, el que debía ser el auténtico protagonista de un partido montado para su gloria. Pero Lamine Yamal le arrebató eso con una magistral actuación a sus 16 años. El blaugrana fue ovacionado por el público del Bernabéu que, en cambio, silbó a Morata, nada más y nada menos que el capitán de la selección.

Ir a ver al equipo de España con la camiseta de club es complicado, pero no deja de resultar un tanto alocado aplaudir a Lamine y silbar a Morata, aunque el pasado madridista del actual jugador del Atlético influyera. El ‘9’ rojiblanco dejó dinero al Madrid con su marcha (unos 60 millones) y tenía poca salida con Benzema de ariete.

Se puede entender que, aunque sea jugador del máximo rival, se aplauda a un futbolista que ha jugado bien con la selección, pero que se silbe a otro fundamentalmente por ser del Atlético se entiende poco. Como tampoco se entendió que se hiciera eso con Piqué, aunque ahora los que callaron cuando se silbó al central hayan salido en tromba a defender a Morata.

El conflicto club-selección: ovación a Lamine y silbidos a Morata

La selección debería estar un poco al margen del conflicto de bufandas, pero en el Bernabéu es difícil. Lo fue con Piqué y lo es con Morata. Existe la sensación de que el terreno de juego madridista no es un lugar adecuado para que la selección juegue tranquila sus partidos. Nada como Sevilla, eso es evidente.

Un sector del madridismo dice no sentirse representado por esta selección porque no hay muchos jugadores del Madrid, pero es que en el propio Real hay pocos seleccionables por la selección española. Todo empezó con la ausencia de Raúl, luego con Sergio Ramos y ahora debe ser que no juega Nacho, pero existe un cierto divorcio entre el club blanco y la selección.

Un prestigioso y veterano periodista deportivo de Madrid siempre contaba que al club blanco nunca le había gustado mucho la selección porque creían que para representante de España ya estaba el Madrid de las glorias deportivas. De momento, nada, a aplaudir la ovación a Lamine Yamal y censurar los silbidos a Morata a la espera de que jueguen en un lugar con menos sello de club.

Manuel Torres

Hola, soy Manuel, redactor de la página web El Rincón del Fútbol. En nuestro periódico independiente de actualidad deportiva nos especializamos en el mundo del fútbol. Siempre buscamos ofrecer las últimas novedades con la máxima objetividad y rigurosidad. ¡Acompáñanos y descubre todo lo que necesitas saber sobre el apasionante mundo del deporte rey!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la usabilidad de la navegación y recopilar información. Las cookies no se utilizan para recopilar información personal. Si acepta esta función sólo se instalarán las cookies que no sean imprescindibles para la navegación. Más información