La ausencia de Pedri y la falta de forma física de Fati son fantásticas noticias para el Barcelona de cara al Clásico

El Barcelona no contará con Pedri y tendrá que seguir gestionando el regreso a la acción de Ansu Fati después de un año al margen cuando se enfrente al Real Madrid en El Clásico el domingo.

Y eso es una fantástica noticia para los culés.

Sí, lo leiste bien. Es una gran noticia. Este es un equipo de Barcelona que se ha centrado en un solo talento durante más de una década. Ese talento era Lionel Messi. Un jugador tan grande que muchos dirían que es el mejor que jamás haya jugado.

pedri rf

Lo cierto es que, por mucho que Joan Laporta no esté de acuerdo, nadie puede sustituirle. Ningún hombre individual puede manejar la presión de Barcelona, ​​especialmente en El Clásico. Poner tal peso sobre un adolescente haría más daño que bien.

Tanto Pedri como Fati ya han tenido ascensos meteóricos. Uno fue la estrella de La Roja en la Eurocopa 2020, y el otro ha asumido el lastre de la famosa camiseta con el número diez de Messi. Ya están soportando más presión que cualquier otro adolescente en el fútbol mundial. Lo último que necesitan es más.

Pedro del FC Barcelona

A primera vista, el Madrid es favorito para ganar El Clásico. Hacerlo supondría la tercera victoria consecutiva en el partido de Los Blancos por primera vez desde 1978. Poner tal responsabilidad sobre Pedri o Fati les perjudicaría. Ambos son talentos supremos, pero ninguno puede compensar una defensa deslucida, un centro del campo desarticulado o un ataque que carece de un delantero clínico.

Un papel discreto en este encuentro es lo que ambos muchachos, porque eso es lo que todavía son, necesitan. Fati ha jugado un total de 97 minutos en este encuentro en tres apariciones, mientras que Pedri tiene más con 182 minutos en dos. Ninguno de los dos ha ganado nunca esta eliminatoria. Ninguno de los dos ha experimentado la presión de un Clásico como este, con el club tan desesperadamente necesitado de una victoria, o al menos de evitar la humillación.

Ansu Fati

El Barcelona es un equipo con otros líderes. Gerard Piqué, Jordi Alba, Sergio Busquets, Marc-Andre ter Stegen, incluso Memphis Depay, son todos profesionales experimentados, y muchos de ellos han jugado, y ganado, esta eliminatoria muchas veces antes.

“Si Ansu marca, tendremos que celebrarlo”, dijo Laporta mientras el club organizaba un espectáculo para celebrar el anuncio de la renovación del delantero. Por supuesto, todos los culés celebrarían, pero el presidente debería mirar a sus veteranos, no a sus novatos, en busca de esperanza en un partido tan exigente.

El Clásico es un juego como ningún otro. Es un juego en el que jugadores como Pedri y Fati pueden convertirse en estrellas. Pero es el potencial lo que deberían buscar explotar, no las expectativas. En un partido complicado en circunstancias aún más complicadas, los jóvenes del Barcelona tendrían que trabajar duro para influir en el resultado final. Evitar ponerles esa presión es hacerles un favor. Incluso si eso hace que la tarea de Ronald Koeman sea aún más difícil.

Deja un comentario