La asombrosa historia de superación del jugador más bajo en la historia de la NBA.

En el mundo del baloncesto, la altura suele ser un factor determinante para alcanzar el éxito en la NBA. Sin embargo, la noticia que ha conmocionado a todos los aficionados es la increíble historia de superación del jugador más bajo que haya pisado una cancha de la liga. Este atleta, cuya estatura desafía los estándares tradicionales del deporte, ha demostrado que el talento, la dedicación y la perseverancia son las verdaderas armas para triunfar en el mundo del baloncesto profesional. Su historia es un ejemplo inspirador de cómo los obstáculos pueden convertirse en oportunidades, y cómo la voluntad puede derribar las barreras más altas. Sin duda, este jugador ha dejado una huella imborrable en la historia de la NBA y en el corazón de todos los que creen en el poder de los sueños.

### La impactante historia de Muggsy Bogues, el jugador más bajo de la NBA

Ser estrella de la NBA con solo 1,60 de altura es una proeza que pocos pueden lograr. De hecho, solo ha estado al alcance del bueno de Tyrone Curtis Muggsy Bogues (Baltimore, 1965), que más que por su altura, se dio a conocer por una increíble historia de superación personal en tierra de gigantes.

En la ciudad más poblada de Maryland nacía un 9 de enero de 1965 un crío estadounidense dispuesto a cambiar su contexto y sus costumbres para triunfar en el mundo del baloncesto. Un niño que a sus cinco años vería su vida pasar por delante. En un barrio oscuro y peligroso que destacaba la violencia y la droga por encima de todo, la historia de Bogues iba a cambiar en milésimas de segundo aquella recordada noche de 1970.

Tras oír como los vidrios de una ventana explotaban, el joven de cinco años, tan curioso como asustado, se dirigía a la calle para observar lo que había sucedido. Un negocio cercano a su casa acababa de ser asaltado y el dueño armaba la escopeta para detener al delincuente. Sin embargo, el disparo terminaba dirigiéndose a las manos que apoyaba en sus piernas aquel joven chaval que nada tenía que ver.

“Aquel accidente cambió mi vida. Y mi cabeza… Aunque era muy chico entendí que había que salir de allí, como fuera”, explicaba Bogues años después. “Esa noche supe que la vida podía terminarse en un instante y que tenía que luchar por otra diferente. Pudo ser una tragedia, pero no lo fue y me sirvió para ser quien soy hoy”, comentaba.

Bogues, apodado como Muggsy, tuvo que deshacerse de su vida anterior y superar el desfavorable contexto social en el que vivía para alcanzar el éxito. Y vaya si lo hizo. Era el más pequeño de los cuatro hermanos y siempre afirmaba que su deseo era jugar a baloncesto, pese a su estatura de 1,45 metros.

Los duelos callejeros acabarían en la NBA. Desde ya jóvenes, las pachangas que juntaban a David Wingate, Reggie Williams y Reggie Lewis con Bogues, creaban mucha expectación en el instituto y en la calle. Destacó en el Instituto Dunbar de la ciudad de Baltimore en la posición de base -evidentemente-. Tras ello, logró una beca en la Universidad de Wake Forest, en la que estuvo durante cuatro años siendo el líder en asistencias y recuperaciones de toda su conferencia.

Antes de dar el paso definitivo a la NBA, Bogues fue seleccionado por Estados Unidos para jugar y ganar el Mundial de 1986. Los Washington Bullets apostaron por él en el número 12 del Draft y firmó un contrato de un millón de dólares para cuatro años.

Se convirtió en el jugador más bajo de la historia de la NBA. Y todavía lo sigue siendo. Su estancia en Washington siempre se recordará, en parte, por la mítica fotografía entre él y Manute Bol (2,31), el entonces jugador más alto de la historia antes de que apareciera Gheorghe Muresan. Ambos compartieron vestuario en los Bullets.

En Charlotte triunfó, pero. En dicha franquicia encadenó actuaciones que llamaron la atención de todos los aficionados de la NBA. Muggsy realizó temporadas de mucho nivel, totalizando más de 10 puntos y 10 asistencias en muchos de sus encuentros. En la 93/94, promedió 10,8 puntos, 10,1 asistencias y 4,1 rebotes, pese a su baja estatura.

Tras dejar la práctica del baloncesto, Muggsy fue nombrado entrenador de las Charlote Sting de la WNBA en 2005. Después de que el equipo se disolviera en 2007 y tras años cogiendo experiencia como entrenador, en 2014 era nombrado embajador de los Charlotte Hornets.

Muggsy Bogues dejó una carrera indeleble en la NBA marcada por una difícil historia de superación. No solo se le recuerda por ser el jugador más bajo en jugar en la liga americana, sino también por haber conseguido batir un contexto social muy complicado, desde que le pegaron un disparo a los cinco años hasta que sacó a su hermano de las drogas y a su padre de la cárcel. Bogues fue mucho más que el jugador más bajo de la historia de la NBA.

El legado de Muggsy Bogues, mucho más que un jugador de baloncesto

Miguel Torres

Soy Miguel, periodista de la página web El Rincón del Fútbol, un periódico independiente especializado en actualidad deportiva, especialmente en el mundo del fútbol. Mi pasión por el deporte y mi compromiso con la rigurosa objetividad me impulsan a descubrir las últimas novedades y ofrecer a nuestros lectores información veraz y actualizada. Mi objetivo es informar y entretener a los aficionados, manteniendo siempre la ética periodística y el respeto por la verdad en cada noticia que comparto. ¡Acompáñame en este apasionante viaje por el mundo del fútbol!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la usabilidad de la navegación y recopilar información. Las cookies no se utilizan para recopilar información personal. Si acepta esta función sólo se instalarán las cookies que no sean imprescindibles para la navegación. Más información