me gusta el futbol cantante

Campino, el artista de la banda de punk alemana Die Toten Hosen, está ansioso. No solo por el hecho de que tras 4 años está a puntito de subirse al avión que le depositará nuevamente en Argentina, su «segundo hogar del otro lado de todo el mundo». Si no por el hecho de que tras la charla con ROLLING STONE juega el Liverpool por la Champions League. Y, como buen fan, ahora está latiendo el desafío.

Mientras que se disculpa por una demora inexistente, se ajusta su gorra con la sigla Y.N.W.A. («You’ll Never Walk Alone», el mantra de los llenes del histórico aparato inglés) y aclara que todavía está tratando prosperar su español. Aparte de ciertas rondas de prensa, el músico está con los últimos ensayos para lo que van a ser los espectáculos del viernes 21 y sábado 22 de octubre en el Estadio Proyectos, el miércoles 26 en La Trastienda y el viernes 28 en Tandil, donde van a cerrar la da un giro Aprendiz Argentino: Lección 30 (Somos locales otra vez).

Entre la tango y el tango

Don Beatos Zacarías se resaltó mucho más fuera del cuadrilátero –como entrenador– que dentro –como peso medio–. Con los guantes logró mucho más derrotas que triunfos en su cortísimo periodo como profesional, que solamente se extendió entre 1948 y 1950. Como guía, acompañó al rincón a Sergio Víctor Palma ahora Juan Martín Látigo Coggi, entre otros muchos. Era fan de Lanús y fanático de Carlos Gardel. Nicola, su nieto, asegura que su pasión ravalera le viene de aquí, del padre de su madre Nancy, «la mucho más artista de la familia», en tanto que «es una apasionada del arte, y nos inculcó a nosotros todo cuanto es música, pintura, literatura”.

En casa de los Higuaín-Zacarías “la música siempre y en todo momento estuvo muy presente a través del abuelo. Y era tango las 24 h”, recuerda el compositor y cantando en diálogo con El Eslabón. Confiesa que «con el paso del tiempo, en mi adolescencia, fui conociendo novedades de aquella temporada que me producían cierto interés y fui despertando una pasión que el día de hoy te afirmaría que no puedo vivir sin oír música». Y arguye: “No miro televisión, soy cliente de música todo el día: si no está en vinilos es Spotify, sino más bien cualquier formato. Soy un con pasión”.

Deja un comentario