Imparable triunfo del Real Madrid en San Sebastián mientras el Barcelona de Xavi sufre su primera derrota

Este artículo fue producido en colaboración con LigaFever.

Como comentó una vez Paul Gascoigne: «He tenido 14 reservas esta temporada, ocho de ellas fueron culpa mía, pero las otras siete fueron discutibles». Lo que no está en discusión es el liderazgo actual del Real Madrid en la Liga, ni que ganó limpiamente y de lleno la noche del sábado en Anoeta -o si insistes, en la Real Arena en San Sebastián.

Tal como prometí la semana pasada en estas mismas páginas, asistí al juego en persona, junto con mi hijo que había volado desde Ámsterdam para ver el evento. Fue liberado de las obligaciones del fútbol, ​​y las ligas holandesas por debajo del nivel profesional a tiempo completo se vieron obligadas a cerrar. Así que habrías pensado que Madrid podría habernos regalado una noche mágica juntos, pero, por desgracia, Carlo Ancelotti y compañía no tenían el espíritu prenavideño.

El triunfo por 2-0 sitúa a los capitalinos a ocho puntos del Sevilla en segunda posición lugar y diez puntos de ventaja sobre el equipo al que derrotó, ahora en quinto lugar en 29 puntos. Fue la primera derrota de la Real Sociedad en casa esta temporada (y la primera desde el pasado mes de abril), y los dos goles del Madrid duplicaron la cuenta encajada en el estadio desde el pistoletazo de salida de agosto.

La primera mitad fue bastante igualada, con los locales por momentos arriba, llevando el juego a sus ilustres visitantes, un poco desanimados después de que Karim Benzema saliera cojeando a mitad de la primera parte para ser reemplazado por Luka Jovic. Jovic no marca con el Madrid desde que los dinosaurios vagaban por la Tierra, pero como decía mi hijo al salir corriendo al césped, “marcará”. Correcto. Y peor que eso, le tendió la primera al desenfrenado Vinicius.

Hablando de Vini, parece que estamos viviendo uno de esos momentos en el fútbol de alto nivel en los que un jugador está tan «en la zona» que hay poco que cualquier equipo contrario pueda hacer al respecto. Cue Mohamed Salah en Inglaterra o Erling Haaland la temporada pasada en Alemania. Como dijo el entrenador de la Real, Imanol Alguacil, más tarde en la rueda de prensa “Da igual lo que hagas” (No importa lo que intentes hacer), en referencia a las advertencias que les había dado a sus jugadores acerca de darle al tipo demasiado espacio para que se encontrara.

El primer gol en el minuto 46, que efectivamente acabó con el partido, se produjo porque ninguno de los cinco defensas locales que estaban cerca de Vini tuvo el coraje de darse cuenta de que solo podía correr en una dirección para recibir el pase inverso de Jovic, pero es como si el El brasileño está bendecido en este momento. Nada se interpone en su camino y, lo que es más notable, dadas sus fallas la temporada pasada, no falla.

Los anfitriones, que echaban mucho de menos a Mikel Merino y David Silva en el medio y a su veloz central en forma Aritz Elustondo (sancionado), no tenían una respuesta real. Luka Modric trotaba con su forma plácida de paso corto, Toni Kroos lo golpeaba de un lado a otro, Casemiro sacaba tranquilamente a patadas a Alexander Isak del juego y Eder Militao se mostraba imperioso atrás. Habiendo visto al Barcelona sucumbir ante el Betis un poco antes, la evidencia en la brecha actual entre los dos lados no fue discutida por el jurado, cuando el juez se dirigió a ellos: «¿Se recuperará el Barcelona y ganará la liga esta temporada?»no señor). “¿El Real Madrid ganará la Liga esta temporada?” (PAGSrobablemente m’lud).

No tengo ningún problema particular con esto. Lo que me gusta del Madrid es que vienen a tu estadio e intentan jugar al fútbol. Prácticamente fue el primer partido de la temporada en San Sebastián en el que los rivales ni aparcaron el autobús ni se pasaron todo el partido molestando y cometiendo faltas. Y una vez que aceleraron en la segunda mitad, La Real parecía muy normal, y no lo es.

El hecho de que Gareth Bale, Eden Hazard e Isco no estuvieran a la vista también es significativo. El único signo de interrogación sobre la inevitabilidad o no de que ganen el título esta temporada se basa en la eterna pregunta de si Modric y Kroos pueden durar el curso, y si hay suficiente cobertura para retener el sistema de Ancelotti cuando las lenguas de los jugadores mayores comienzan a colgarse. fuera. Carlo no es un rotador. Mantiene las cosas en el buen camino.

Madrid recibe al Internazionale el martes por la noche, y después de haberle disparado al Sheriff en el juego anterior, estará interesado en retener el primer puesto en el grupo. La lesión de Benzema es preocupante, pero aparte de eso, el equipo tuvo una noche bastante cómoda en el norte.

Se ve color de rosa para ellos, mientras que en el Camp Nou se podía ver en el rostro inexpresivo de Xavi que la realidad estaba entrando en acción. El Real Betis está de vuelta en racha, y no tuvo problemas para rechazar lo que Barcelona tenía para ofrecer. Descansar en el banquillo a Gerard Piqué, Ousmane Dembele y el Frenkie de los De Jong desde el inicio tampoco ayudó, y el espléndido gol de contraataque del Betis en el 79el El minuto decía mucho sobre los estados contrastantes de ambos lados, a pesar de las ausencias de Pedri y Ansu Fati.

Es mi objetivo del fin de semana por varias razones, y podrías basar todo un manual de entrenamiento en él. Cuando Héctor Bellerín saca el balón de la defensa, por la derecha, la primera línea de la prensa del Barcelona (cuatro jugadores) ya ha sido violada. Bellerín pasa a Guido Rodríguez (creo) que recibe el balón presionado por Jordi Alba, pero Alba está demasiado alto y mientras Guido continúa el pase directo a Sergio Canales, el centro del campo del Barça ha sido efectivamente borrado.

Canales es un jugador inteligente, y sabes (como lo hice yo, levantando la vista de un café tranquilo en el bar de un centro comercial) que no lo va a arruinar. De Jong, en su haber, vuelve a desafiarlo, pero Canales desliza el balón hacia la izquierda, mira hacia la zona de guerra y ve a los soldados amigos Cristian Tello y Juanmi, enfrentados a Clement Lenglet y Sergino Dest. Sergio Busquets retrocede cojeando, pero es demasiado tarde. Canales acaricia el balón a Tello, que, entendiendo a la perfección la intención, mete el balón a su izquierda donde Juanmi, otro que rara vez falla, lo desvía con regla de cálculo y supera a Marc-Andre ter Stegen.

No es un gol que se hubiera dado en tiempos de Xavi, y como señaló posteriormente en la rueda de prensa: “Tenemos que ser más inteligentes”. Bueno, de hecho, y en Munich el miércoles por la noche puedes ver los memes de terror que ya se están elaborando. “Munich” tiene una letra más que Munch, el tipo que pintó El grito. Espeluznante, ¿eh?

El Atlético de Madrid, otro conjunto que vive algunas turbulencias en el vuelo, perdió sorpresivamente (2-1) en casa ante el Mallorca por gol del tramposo Take Kubo, pero una vez más, mientras se juega el pase adelantado al japonés cedido por el Madrid, todo el El Atlético (salvo Koke) está en el campo visitante. Parece que ha sido la pauta del fin de semana.

Kubo salta alegremente al espacio abierto perseguido por el pobre Koke cuyos sprints, en el mejor de los casos, se asemejan a un afable abuelo patizambo jugando con sus nietos. El diminuto Kubo deja atrás al abuelo y, como Juanmi en el Camp Nou, desliza el balón bajo e inevitablemente hacia la red. El Atlético se desliza a 4elpor delante de la Real por diferencia de goles, y que ahora deberá visitar a sus presuntuosos vecinos en el Santiago Bernabéu el próximo fin de semana después de visitar el martes por la noche al Oporto, donde solo una victoria les mantendrá en la Champions League.

Sevilla quedó segundo al vencer al Villarreal, dos equipos que también tienen partidos cruciales en la Liga de Campeones de esta semana, y el Rayo Vallecano continuó su espléndida forma en casa al vencer al Espanyol por 1-0 y pasar a la sexta posición. lugar.

Tres laterales madrileños entre los seis primeros. cosas capitales. El derbi del próximo fin de semana debería ser muy interesante, pero también hay otros encuentros para saborear. El Betis-La Real va a aclarar algunas cuestiones, aunque los vascos tienen una Europa League de vida o muerte el jueves en casa ante el PSV. Súmale el otro derbi (Cádiz-Granada) y un interesante partido en Bilbao (Athletic Club-Sevilla) y todo queda por delante.

Deja un comentario