¿Cómo se juega al fútbol para niños?

Jugar al fútbol es una forma estupenda de que los niños se mantengan activos y se diviertan con sus amigos, pero puede resultar confuso si no se sabe lo que se hace. En este artículo te mostraremos cómo enseñar a los niños a jugar al fútbol en un entorno divertido y seguro.

Reúne a tu equipo.

Para jugar al fútbol con éxito, se necesita un equipo. Un equipo está formado por jugadores que trabajan juntos para ayudarse mutuamente en el campo. Cuantos más integrantes tengas, más posibilidades tendrás de ganar. También podrás cambiar tus formaciones y hacer más difícil que el otro equipo marque goles.

Si no tienes a nadie más que quiera unirse a un partido contigo o si no hay muchos niños en tu barrio que jueguen al fútbol por su cuenta, ¡es hora de empezar a reclutar!

Hazles saber que van a jugar al fútbol en equipo.

En este apartado, puedes hacer saber a tu hijo que van a jugar al fútbol en equipo. Explícale la importancia del trabajo en equipo y de ser un buen deportista.

Anima a tu hijo a ser un buen compañero trabajando duro para su equipo y no defraudando a sus compañeros.

Explica las reglas básicas del juego.

Antes de aprender a jugar al fútbol, es importante conocer las reglas del juego. A continuación se presenta una lista de reglas básicas que te ayudarán a entender lo que sucede mientras ves a tu hijo jugar al fútbol:

  • En un partido de fútbol hay 11 jugadores de cada equipo y tres oficiales. El objetivo de este deporte es que un equipo marque más goles que su oponente golpeando el balón en la portería con los pies o la cabeza.
  • Hay dos periodos en un partido; cada periodo dura 45 minutos (30 minutos más 15 adicionales). En el descanso, los entrenadores pueden hacer cambios en su estrategia dependiendo de lo bien que crean que van las cosas y de los ajustes que haya que hacer.
  • Si ambos equipos han marcado 4 goles cada uno durante el tiempo reglamentario, se jugará una prórroga entre ellos hasta que uno haya marcado más del doble de goles que el otro equipo en cualquier momento de este periodo. Si ninguno de los dos equipos marca después de veinte minutos, los tiros penales decidirán quién gana.

Demostrar las habilidades y ejercicios del juego.

Demuestre las habilidades y ejercicios del juego. Demostrar los pases, los tiros y las jugadas de equipo ayudará a tus jugadores a entender lo que deben hacer en un partido.

Demostrar los pases. Los pases son una de las partes más importantes del juego del fútbol, por lo que es esencial que cada jugador sepa cómo pasar correctamente. Para demostrar la técnica de pase adecuada:

  • Ponte de pie con los pies separados a la altura de los hombros y las rodillas ligeramente dobladas (unos 15º).
  • Mantén ambos brazos bajados a los lados con las palmas de las manos hacia delante o hacia atrás, dependiendo de la dirección en la que quieras pasar el balón (en relación con el lugar en el que estés parado).
  • Con una mano, agarra aproximadamente el 30% de una esfera (o pelota de tenis) entre el pulgar y la punta de los dedos; ¡mantén esa mano relajada en todo momento durante este ejercicio! Esto se conoce como un agarre «cerrado» porque no hay espacio entre los dedos alrededor de la pelota; si tuvieras un agarre abierto entonces algunos dedos estarían apuntando hacia adentro hacia otros dedos en lugar de hacia afuera de cada uno como deberían estar haciendo aquí – ¡eso no funcionaría muy bien en absoluto porque haría el agarre más difícil de lo necesario!»

Realizar ejercicios de práctica, como pases, tiros y movimientos de equipo.

Los ejercicios de práctica son la parte más importante del entrenamiento de fútbol para niños. Ayudan a los jugadores a aprender a realizar todas las habilidades fundamentales y a prepararse para los partidos reales. Estos son algunos ejemplos de ejercicios de práctica:

  • Pases: Esta es una de las habilidades más básicas en el fútbol, por lo que cada jugador debe ser capaz de pasar con precisión y rapidez. El entrenador debe situarse a unos 25 metros de distancia de dos equipos de niños (3-4 por equipo), que sostienen sus propios balones en los extremos opuestos de una cuadrícula de 10 metros marcada en el suelo con conos o trozos de cinta. Cada vez que diga un número, ese jugador tiene que pasarse el balón hasta llegar a otro, que puede intentar meterlo en la portería devolviéndoselo, pero sólo después de haber dado al menos un toque (por ejemplo, un saque de banda).
  • Disparo: Esta es también una habilidad esencial que necesitas si quieres jugar de forma competitiva como adulto. Para preparar este ejercicio, coloca cinco conos delante de cada portería; éstos actuarán como obstáculos para que los compañeros de tu hijo no puedan predecir desde dónde va a tirar la próxima vez. A continuación, dale a cada niño un balón y pídele que se ponga detrás de un cono antes de intentar su tiro a puerta

Dividir a todo el mundo en dos equipos y realizar un ejercicio de escaramuza.

  • Dividir a todos en dos equipos.
  • Realiza un ejercicio de scrimmage para determinar el jugador más fuerte de cada equipo, que será nombrado capitán.
  • Asegúrate de que todos se diviertan.

Vuelve a reunir a todos para empezar el partido.

Cuando estés seguro de que todos están listos para jugar, reúnelos de nuevo para empezar el primer partido. Deja que cada equipo se turne para calentar y, a continuación, empieza con tu rutina habitual de calentamiento (puedes encontrar una aquí). Repasa las reglas del fútbol con tus jugadores. Asegúrate de que saben cómo funcionan sus posiciones y qué deben hacer cuando están en esas posiciones durante un partido.

Jugar al fútbol consiste sobre todo en trabajar en equipo y divertirse.

El fútbol es una excelente manera de mantenerse físicamente activo, divertirse con los amigos y disfrutar del aire libre.

También es un gran deporte para los niños porque no requiere ningún equipo o habilidad especial. Cualquiera puede jugar al fútbol -desde niños pequeños que están empezando hasta adultos que buscan un pasatiempo para toda la vida- y cada nivel tiene sus propios beneficios que pueden ayudar a todos a mejorar su salud física y su bienestar mental.

Conclusión

Si buscas una forma divertida de enseñar a tus hijos el trabajo en equipo y la deportividad, el fútbol es el juego perfecto. No sólo es entretenido, sino también educativo. Tus hijos aprenderán muchas cosas jugando a este gran juego, incluyendo cómo ser miembros responsables de la sociedad que respetan los derechos y libertades de los demás.»

Deja un comentario